¿Cómo desapareció Wendy? Novio cuenta la historia de la joven embarazada violada y asesinada en Cereté.

La noche del pasado 30 de diciembre salió a comprar unas cervezas y nunca regresó.

homicidio

Así inició el relato de Deifer, un joven de 18 años quien afirma ser el padre del hijo que Wendy Paola Ramírez Almario llevaba en su vientre. A Wendy Paola, a sus escasos 16 años, la vida la había convertido en toda una ‘mujer’: tomaba licor, salía de fiesta, convivía con su ‘marido’ y tenía dos meses de embarazo.

Es la cruda realidad de muchos de los adolescentes del país, a quienes les toca enfrentar la vida a temprana edad por el abandono de sus padres.

Wendy había llegado un año antes con su padre al municipio de San Pelayo, venían proveniente de la ciudad de Cartagena.

“Octavio me la presentó en una fiesta”, afirma Deifer quien la conoció, se gustaron y se convirtieron en novios, él se la trajo a vivir a Cereté, en el barrio Las Palmas, sector ‘Cambuche’.

Viven en una humilde vivienda, de ‘bareque’, ahí encontramos a Deifer con su mamá, resignados y con el llanto aflorando en sus ojos. Al lado de su cama la imagen de la Virgen del Carmen, a la que se aferran para darle cristiana sepultura a Wendy Paola Ramírez Almario.

Deifer contó que el pasado sábado 30 de diciembre se encontraba departiendo con Wendy en la terraza de la vivienda, se tomaban unas cervezas despidiendo el año anticipadamente ya que ella viajaría más tarde hasta Cartagena a pasar fin de año con su mamá.

“Ella estaba tomando conmigo aquí unas cervezas, y ella me dice, ‘No yo voy a comprar otras acá arriba’ y de ahí ella no quiso venir más, se quedó tomando con unas amigas”.

Él afirma igualmente que le había dado permiso para visitar a su mamá en Cartagena pero desde que salió aquella noche no regresó.

Por su parte, Doris recordó que su mamá vio a Wendy esa noche. “La última vez que la vimos fue a las 12:45 a.m del sábado. Mi mamá me dijo que ella llegó en una rapimoto a la casa, en Villa Celia, donde ellos vivían, y le dijo que iba a sacar la ropa. Entonces la sacó y también cogió un suéter de mi hijo dizque porque él se iba a cambiar. Cuando salió, mi mamá vio al tipo que manejaba la rapimonto y le dio mala espina, pero no vio a Wendy borracha y por eso la dejó ir”, sostuvo la mujer.

En un principio pensaban que estaba en Cartagena visitando a su madre, pero no habría sido así, Wendy Paola fue hallada muerta el pasado miércoles 3 de enero en un lote enmontado del barrio La Candelaria en el municipio de Cereté.

Su madre se desmayó al enterarse de su muerte

Teresa Almario Herrera, madre de Wendy Paola, no soportó el dolor al enterarse de la noticia viendo el Canal Caracol, se desmayó y debió ser trasladada de inmediato a una clínica de Cartagena.

De su interior salía un sonido que partía el alma de quienes lo escucharon desde la terraza, pero solo se limitaron a mirarse entre sí con tristeza, sin saber qué hacer para calmar el desconsuelo de María Teresa.

De su boca salían gritos de lamento y de intenso dolor, pero, sobre todo, de negación.

María estaba en shock y no aceptaba que la segunda de sus cinco hijos estaba muerta, y menos que la hallaron con signos de violencia sexual, tortura y un bebé en gestación, en una zona enmontada del barrio La Candelaria, del municipio de Cereté (Córdoba) el viernes en la mañana.

“Wendy era una niña muy bonita, pero empezó en las drogas a muy temprana edad y eso le trajo muchas dificultades, al punto que debió ser internada por su mamá en un centro de rehabilitación en Cartagena”, contó Marta Almario, tía de la menor, en un medio de comunicación. Sus primas la recuerdan como una muchacha alegre, que no se metía con nadie.

Fuentes: http://www.chicanoticias.com/como-desaparecio-wendy-la-historia-de-la-menor-que-habria-sido-violada-y-asesinada/

http://www.eluniversal.com.co/sucesos/wendy-ramirez-sera-sepultada-en-cartagena-269486

 

Facebook Comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Content is protected !!