Giselle: “Me da rabia que en mi barrio me tilden de prepago sólo por ser modelo de protocolo.

En el último capítulo de Giselle como participante del reality confesó que ha tenido que sufrir malos comentarios debido a su ocupación: Modelo de Protocolo.

De acuerdo con la barranquillera, todo comenzó cuando aún era menor de edad y ni siquiera tenía una casa en la cual vivir.

“Hay algo por lo que realmente he sufrido todo mi vida, y es por el señalamiento de la gente. He pagado el precio, de pronto, de mis papás: mi papá tuvo problemas de drogadicción, estuvo en la calle, y todo lo demás; y mi mamá buscaba para darme mis cosas y, no sé, en algún momento no estuvo conmigo, fueron dos años en que no viví con ella, vivía con mi abuela”, relató Gisselle.

Luego, la reciente eliminada del reality aseguró que desde ese entonces la gente de su barrio comenzó a juzgarla: primero porque su abuela vendía droga.

Imagen relacionada

“Yo viví con ella [mi abuela] en un barrio en el que era juzgada o señalada por personas mayores. En este caso, a mis amigas no las dejaban estar conmigo porque mi abuela vendía droga para poder vivir o darme las cosas que yo necesitara, como el colegio o cosas así. Todo el tiempo pasaba por una esquina, tal vez, mientras mis amigas estudiaban o tenían un techo donde vivir… yo vivía en una cancha de fútbol”, dijo y agregó:

“Poco a poco fui creciendo y todo lo demás. Mi abuela murió y me dio muy duro vivir nuevamente con mi mamá […] De hecho, le decía que la odiaba; de lo cual me arrepiento… ya yo entendí por qué no estaba. O sea, ella no estaba porque estaba buscando, porque estaba solucionando, no sé, darme un mejor estilo de vida, que yo comiera bien, que yo vistiera bien, que yo estuviera en un buen colegio, y son cosas que me afectan”.

Después, según señaló, empezó a trabajar y muchos creyeron que era como prepago, aunque ella aclara que era como modelo de protocolo, oficio que ejerció hasta antes de entrar a ‘Protagonistas’.

“Y aparte de todo, en el barrio soy tildada de prepago. Si en Barranquilla preguntan por mí, dicen: ‘Ella es prepago’. Me da rabia que me juzguen todo el tiempo, y todo el tiempo yo haya sido señalada por cosas que no soy […] ¿Y saben qué es lo peor?, que no soy la única, hay muchas viejas en Barranquilla, muchas peladas que llega un Amor y Amistad y están en un restaurante ofreciendo trago y cuando llegan a su casa o barrio lo único que reciben es: ‘Ella  tiene que ser esto’, ‘Esa vieja es prepago’ ‘Ella tiene que venderse’… y no es así”, expresó y continuó:

“Y me duele realmente que me tilden de prepago, porque a mí me duelen mis pies, porque duro 8 o 12 horas de pie, y todo el tiempo lo dicen: ‘Sí, esa vieja tiene que ser prepago’, o ‘Mírala cómo está’, o ‘Trabaja hasta tarde de la noche’, pero yo vivo de eso [de ser modelo de protocolo], entré a la universidad gracias a eso, pago el arriendo, agua, luz, gas… todo es gracias a eso. Y no me arrepiento de trabajar como modelo de protocolo, es algo que me enorgullece y, de hecho, creo que fue lo que me trajo hasta acá”.

Visto en: Pulzo

 

 

Facebook Comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Content is protected !!