Hoy se cumple un año del atroz asesinato de Yuliana Samboní: La familia sobrevive sin ella bajo la miseria y el olvido.

En la ciudad de Bogotá, en el barrio donde vivía Yuliana y en el edificio Equus 66 donde falleció la menor, se realizó un homenaje y se ofreció una eucaristía en su memoria.

Además, en el edificio Equus 66, donde fue hallada sin vida, se presentarán un millón de firmas para pedir que se le imponga la máxima condena a Rafael Uribe Noguera (su asesino), que son 60 años.

Luego de la muerte de la niña que causó conmoción a nivel nacional, los padres de la menor decidieron regresar al corregimiento, de donde son oriundos, y allí conmemorarán el primer aniversario de la muerte de Yuliana. En la mañana de este lunes una caravana partirá desde el parque de Los Milagros (Cauca) hasta el cementerio donde están sus restos.

Se cumple un año sin Yuliana, y estos son los momentos más importantes que ha tenido el caso:

  • El 4 de diciembre de 2016, Yuliana tenía solo 7 años y como cualquier domingo estaba jugando frente a su casa en el barrio Bosque Calderón. Esa mañana fue secuestrada por Rafael Uribe Noguera, que la subió a su camioneta y la llevó a su apartamento donde abusó de ella y la asesinó.

Esa misma noche el vehículo fue encontrado en el parqueadero del Edificio Equus 66, en la localidad de Chapinero. En ese inmueble también se encontró el cuerpo de la niña con signos de violencia.

  •  En enero de 2017, Uribe Noguera aceptó cargos alegando un “momento de locura” por el consumo de alcohol y drogas la noche del asesinato. Cuatro meses después, en marzo, fue condenado a 51 años y 8 meses de prisión.
  •  El 7 de diciembre las investigaciones vincularon a Fernando Merchán, vigilante del edificio, y dos días más tarde apareció muerto en su casa. Era uno de los testigos claves de la Fiscalía. Meses después, el Fiscal Néstor Humberto Martínez aseguró que no había pruebas que lo relacionaran con el asesinato.
  • Luego del asesinato, los hermanos de Uribe Noguera lo llevaron hasta la clínica Navarra, en el norte de Bogotá, donde fue capturado días después para responder por los delitos de feminicidio agravado, secuestro simple, acceso carnal violento y tortura.
  • El 30 de diciembre la Fiscalía imputó cargos a Catalina y Francisco, los hermanos Uribe Noguera, señalados de favorecer al asesino, ocultar información relevante para el caso, destruir evidencia y alterar la escena del crimen.
  •  En noviembre el Tribunal Superior de Bogotá consideró la gravedad de los hechos y aumentó la pena a 58 años y una multa de 1.200 millones de pesos.
  • A un año del asesinato, los hermanos Uribe Noguera están a la espera del juicio por los cargos que les imputaron. Catalina y Francisco no se han presentado a las audiencias alegando riesgos para su seguridad.

Juvencio padre de la niña se gana 12 mil pesos para mantener a su esposa, su hija Nicole de cuatro años y Julián Andrés, un niño que nació con el corazón débil ya que estuvo en el cuerpo de su madre cuando ella recibió la noticia devastadora. Un sueldo de miseria que no alcanza para nada.

Juvencio Sambon, ha pedido que, como Rafael, sus hermanos también sean condenados por los delitos que cometieron para favorecer al asesino y manipular la escena del crimen.

Con información de: Pulzo.com

Facebook Comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Content is protected !!