Por 7 días no se podrá rumbear en la discoteca Pink Panther en Barranquilla

En medio de operativos realizados por la policía y el distrito de Barranquilla denominados Caravanas por la Vida, fue cerrado temporalmente la discoteca de la 8 Pink Panter V.I.P. por encontrarse dentro del sitio a dos menores de edad.

La inspectora Primera de policía urbana Berlis Roa, adscrita a la Oficina de Inspecciones y Comisarías del distrito de Barranquilla, en audiencia pública decidió imponer la orden de comparendo o medida correctiva, de conformidad a la Ley 1801 de 2016, la cual, en su artículo 38 que trata sobre los comportamientos que afectan la integridad de niños, niñas y adolescentes, expresa en su numeral 1, literal E: “Permitir, auspiciar, tolerar, inducir o constreñir el ingreso de los niños, niñas y adolescentes a los lugares donde se realicen actividades de diversión destinadas al consumo de bebidas alcohólicas y consumo de cigarrillo, tabaco y sus derivados y sustancias psicoactivas”.

Pink Panter V.I.P. Disco, ubicada en la carrera 8 en el barrio La Alboraya, establecimiento dedicado a la rumba nocturna, venta y consumo de bebidas embriagantes fue cerrado temporalmente desde el 6 hasta el 12 de octubre del año en curso y, además, se le interpuso una multa de $786.000.

“Quiero llamar la atención a los propietarios de establecimientos comerciales dedicados a la diversión nocturna donde se venden y consumen bebidas alcohólicas para que no incurran en este tipo de comportamientos. El Código Nacional de Policía y Convivencia señala unas disposiciones claras frente a este asunto. Primero establece un cierre temporal de 3 a 10 días y también señala que aquel que reincida en este comportamiento contrario a la convivencia, se le cerrará por tres meses, y si posteriormente vuelve a incurrir en la falta, será suspendido definitivamente”, expresó  el doctor Ricardo Cantillo Mendoza, Jefe de la Oficina de Inspecciones y Comisarías.

“Este comportamiento contrario a la convivencia tiene un alcance penal por lo tanto yo quiero pedirles con mucho respeto pero enérgicamente a todos los propietarios de este tipo de negocios que impartan instrucciones precisas a quienes administran sus negocios para que ellos tengan un mayor control en las puertas de ingreso a estos establecimientos de tal manera para que no permitan el ingreso de menores. Los administradores y el personal de seguridad deben solicitar la cédula de ciudadanía a los jóvenes para comprobar si son mayores o menores de edad. De igual manera deben fijar en las puertas de entrada el aviso que prohíbe el ingreso de niños, niñas y adolescentes a esos sitios”, recalcó finalmente Cantillo Mendoza.

Ricardo Cantillo Mendoza, Jefe de la Oficina de Inspecciones y Comisarías.
Con información de: Emisora Atlántico
Facebook Comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Content is protected !!